Por qué montar tu oficina en un hotel es una buena idea